jueves, 25 de agosto de 2016

Tres días, dos firmas para el Cambio

Manifiesto de la Alianza Nacional Constituyente
ante la marcha de Caracas del 1ro de Septiembre de 2016

Los venezolanos hemos sido convocados el 1ro de Septiembre a manifestar en las calles de Caracas para lograr que el gobierno y sus autoridades electorales atiendan la exigencia de un vasto sector de la población para efectuar un Referendo Revocatorio, en la seguridad de que este traerá como consecuencia la sustitución del gobierno de Nicolás Maduro como una condición necesaria para un cambio inmediato en la situación que padecemos actualmente todos los venezolanos.

Desde que los sectores opositores agrupados en la MUD decidieran la vía del Referendo Revocatorio, la Alianza Nacional Constituyente-ANC ha respaldado esa solución a la grave crisis, respaldo este que hemos manifestado en todas las reuniones sostenidas con sus principales representantes, aun habiéndoles manifestado que continuaríamos nuestro esfuerzo a nivel nacional, para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario, dado que consideramos que ambas soluciones resultan no excluyentes sino por el contrario complementarias, para los fines de solucionar de una manera completa la crisis del país.

En ese orden de ideas, desde la ANC creemos que la marcha del 1ro de Septiembre en Caracas abona a los objetivos que ambas soluciones proponen, la convocatoria de un Referendo Revocatorio presidencial y al unísono la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario.

Sin embargo, la ruta de una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario no responde a las reglamentaciones establecidas por los Poderes Constituidos (TSJ - CNE - Fiscalía, etc.), razón por la cual el llamado del 1ro de Septiembre, que respaldamos, reviste para nosotros, en la Alianza Nacional Constituyente, un significado completamente diferente al que han hecho los partidos agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática. Para la Alianza Nacional Constituyente tiene una importancia fundamental porque constituye el comienzo de nuestro proceso de convocatoria al pueblo venezolano para una Asamblea Nacional Constituyente, con el desarrollo en esa misma fecha de nuestro propio proceso de Recolección de Firmas, a través de las Juntas Activadoras del Proceso Constituyente Originario (JAPCO’s) que están siendo organizadas en todo el país.

Pero más allá de la convocatoria a recoger las firmas necesarias para un proceso Constituyente Originario, invitamos a Venezuela a dibujar y debatir el país que queremos para todas las regiones de la República. Esa es nuestra razón y principal motivo para solicitar un proceso Constituyente de carácter Originario, que se inicie desde las bases mismas de la sociedad venezolana. La Constituyente no es un fin en sí mismo, es la vía, el mecanismo para discutir en su seno la visión de un país diferente, descentralizado y regionalmente autónomo. Esta visión está contenida en nuestra propuesta al país denominada “Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente”. Ese es nuestro destino y nuestro proposito fundamental.

Algunos sectores adversos o por desconocimiento de la esencia misma del proceso constituyente han difundido la idea errónea de que este proceso solo puede ser convocado desde el Poder. Que no es posible realizar una Constituyente desde las bases mismas del pueblo venezolano. Queremos informarle responsablemente al pueblo de Venezuela y a la Comunidad Internacional que sigue atentamente la grave situación venezolana, que nuestra Constitución garantiza a todos los venezolanos el Derecho Humano a la Participación Política, e iniciativa constitucional y constituyente establecidos en los artículos 70, 347, 348 y 349 constitucionales,  que nos permiten convocar a un proceso Constituyente sin la participación de los Poderes Constituidos.

En 1999, el Presidente Hugo Chávez Frías, convocó al proceso Constituyente desde el Poder, pero tuvo que invocar al pueblo soberano, como depositario del Poder Constituyente Originario, para derogar la Constitución de 1961, ya que esta no tenía prevista su modificación por medios diferentes a los establecidos en ella misma. Se invocó la Soberanía Popular y se sometió a consulta del pueblo la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. El pueblo aprobó entonces en Referendo Consultivo la convocatoria a un proceso Constituyente que luego fue declarado como Originario por la misma Asamblea Constituyente.

De estos eventos surgió la Constitución de 1999, cuyo texto tuvo que sostener la previsión que originó su propio nacimiento, traducido en su Artículo 347: “"El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.”. Y en el Artículo 348 que ese mismo pueblo podía convocar a una Constituyente con el 15% de las firmas del Registro Civil y Electoral. Además, el constituyente fue claro, preciso y definitivo al establecer el Artículo 349: “El Presidente o Presidenta de la República no podrá objetar la nueva Constitución. Los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente….”.

Esto nos abrió a los venezolanos la extraordinaria posibilidad de organizarnos para solicitar, desde las bases mismas de la población, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. En 1999 se debió preguntar al Soberano con cuales reglas se debía regir el proceso. El Presidente Chávez sometió a consulta del pueblo que se le aprobara al Presidente de la República definir esas reglas, y el pueblo se lo aprobó, entre otras razones porque esa facultad solo la tiene el Soberano. Al estar ahora esa previsión establecida en los Artículos 347 y 348 constitucionales, el pueblo Soberano en lugar de delegar su potestad en nadie para definir las Bases que regirán el proceso, las puede definir él mismo, sometiéndolas a la aprobación de los firmantes en el mismo acto de la recolección de firmas para la Constituyente. Esas reglas o Bases Constituyentes se han propuesto al país desde la Alianza Nacional Constituyente, y han sido sometidas a la consideración de los más diversos sectores de la sociedad venezolana, incluyendo a la Mesa de la Unidad Democrática, MUD. En otras palabras, han sido sometidas al consenso de los más amplios sectores del país.

De esa manera el Soberano pueblo de Venezuela puede participar para decidir su destino en un proceso nunca antes visto para cambiar la grave situación del país,  sin la intervención de los Poderes Constituidos. Esto es, hacer este proceso sin el CNE ni el TSJ, actualmente secuestrados por el gobierno. Esto es posible con la Constitución de 1999. De esta manera podemos convocar a una Constituyente desde las bases mismas de la sociedad venezolana. A eso se le llama Poder Constituyente Originario.

Por lo tanto, desde la Alianza Nacional Constituyente invitamos a los partidos políticos convocantes del Referendo Revocatorio del Presidente de la Republica, a que en esos tres días asignados para recoger las manifestaciones de voluntad para activarlo, al unísono también sean utilizados para la recolección de una segunda firma para la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario.

En la Alianza Nacional Constituyente creemos que si bien es cierto los venezolanos estamos urgidos de un cambio en la conducción del gobierno, como lo propone echar andar un proceso Revocatorio, no es menos cierto que estamos aun más urgidos de una reconstrucción institucional del país que impida que esta tragedia que hoy vivimos pueda volver a repetirse, garantizando la solvencia económica, política y social de la República para las nuevas generaciones.

Ese es nuestro reto. Sometemos a la consideración de Venezuela esta propuesta que no solo desea una solución política y pacífica al grave problema del cambio del gobierno, sino también dar paso a un proceso de Reconciliación y Reconstrucción del país, con la participación de todos los venezolanos sin distinción de color político, a través de un proceso Constituyente.

Sometemos esta solución a todos los venezolanos, para cambiar el curso de la historia de Venezuela, respaldando a quienes deseamos una solución constitucional, pacífica y electoral pero de las manos de las bases mismas del pueblo venezolano.

Convocamos a todos los venezolanos a que este 1ro de Septiembre sea propicio para profundizar e intensificar el proceso de recolección de firmas para la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originario; y que a su vez se activen todas nuestras Juntas Activadoras del Poder Constituyente Originario en todo el país. Que este sea el aporte de la Alianza Nacional Constituyente a una lucha cívica que comienza ahora mismo y que supone una solución de abajo hacia arriba, desde las bases del pueblo venezolano, cuya mayor aspiración ha sido siempre vivir en paz, reconciliados y en democracia. Por encima del pueblo solo esta Dios.

Caracas, 25 de Agosto de 2016

Coordinación Nacional de la Alianza Nacional Constituyente


martes, 26 de julio de 2016

Intervención de Enrique Colmenares Finol en Nueva Esparta

Intervención del Ing. Enrique Colmenares Finol, Coordinador Nacional de la Alianza Nacional Constituyente (ANC) en conversatorio realizado en la Universidad de Margarita (UNIMAR) auspiciado por el Grupo Región Insular.




viernes, 15 de abril de 2016

FIM se une a la Alianza Nacional Constituyente



Estimados amigos:
Consideramos de una importancia capital la sumatoria del Frente Institucional Militar (FIM) al esfuerzo que adelanta la Alianza Nacional Constituyente (ANC) para la búsqueda del rescate Nacional y la reconciliación entre los venezolanos a través de la Activación del Proceso Constituyente Originario, contemplado en la CRBV.

Luis Alfonso Dávila G 


Fecha:14/04/2016 05:30 PM (GMT-04:30)
Asunto: NOTA DE PRENSA FIM-ANC

FIM se une a la Alianza Nacional Constituyente 

Con la más firme intención de atender y colaborar en la solución de los graves problemas que enfrenta Venezuela, el Frente Institucional Militar (FIM) decidió unir esfuerzos con la Alianza Nacional Constituyente (ANC), y brindar el aporte de sus distinguidos miembros a esta iniciativa por la reconciliación de los venezolanos.    
   
La Alianza Nacional Constituyente (ANC) es una red nacional de organizaciones de la sociedad civil y líderes ciudadanos independientes que, actuando organizadamente, están adelantando esfuerzos por el restablecimiento de la unidad nacional, la dignidad, la justicia, la paz social y política, la libertad, la democracia, el progreso y el bienestar general de nuestra población, en un auténtico y justo proceso de participación y reconciliación nacional que supere el enfrentamiento que amenaza con una indeseable y trágica confrontación violenta entre hermanos y permita impulsar mediante un gran debate y acuerdo nacional el Pacto Social y Político necesario para la transformación profunda y radical del Estado.

El objetivo fundamental de la ANC es activar el Poder Constituyente de carácter originario, en ejercicio directo de la soberanía popular, completamente apegados al texto de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por lo cual el acompañamiento del FIM, una organización constituida hace 16 años, y con una vasta experiencia en la lucha por los derechos de los venezolanos, será fundamental en el camino que recorre la ANC para rescatar la paz nacional. 


Saludos,

viernes, 1 de abril de 2016

Carta de la ANC a la Comisión de Politica Interior de la AN - 31-03-2016



Caracas, 31 de Marzo de 2.016

Ciudadana
Dra. Delsa Solórzano
Presidente de la Comisión Permanente
De Política Interior de la Asamblea Nacional
Su Despacho.

Asunto: Proyecto Ley Orgánica de Referendos

Estimada Diputada,

En nombre la Alianza Nacional Constituyente (ANC), muy respetuosamente nos dirigimos a Ustedes con fundamento en el artículo 211 de la Constitución, a fin de exponer nuestra opinión, como ciudadanos organizados al Proyecto de Ley Orgánica de Referendos, aprobada en primera discusión el 10.03.2016, por las razones siguientes:

Si bien apoyamos la necesidad de una ley formal en materia de referendos, no compartimos el criterio de los redactores del Proyecto, por cuanto en nuestro criterio, el proyecto de ley no cumple con la obligación del Estado “de facilitar la generación de las condiciones más favorables para la práctica del derecho a la participación política“, como lo establece el Artículo 62 de la Constitución, y está viciada de inconstitucionalidad al incluir en el artículo 81 y siguientes, Capítulo VIII, Título V, un Referendo para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, conculcando no sólo el derecho humano a la participación política, sino también el ejercicio directo del Poder Constituyente Originario por parte del pueblo. El Poder Constituyente es un poder natural, inmanente al ciudadano, su razón de ser es existencial y no normativo. La voluntad del pueblo es la base de la Autoridad del Poder Público y ese Pueblo tiene el derecho humano a ser protagonista de su destino.  

La sustitución del sistema representativo y El ejercicio de la soberanía solo a través de los poderes constituidos  se modificó en la Constitución de 1.999 y es por ello que no se puede cercenar el ejercicio del poder constituyente originario bajo el argumento de “regular diversas modalidades de referendo, como mecanismos de ejercicio directo de la soberanía”, como lo señala la Exposición de Motivos 

Honorable Diputada, el Constituyente de 1999 en los artículos 347 y 348 fue explícito al determinar:
a) el titular o depositario del poder constituyente (el pueblo de Venezuela), al que calificó de  originario”;
b) el fin perseguido con el ejercicio del poder constituyente (transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución); y,
c) los titulares de la iniciativa y los requisitos para la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente (en el caso de los electores, con el quince por ciento de los inscritos en el registro civil y electoral). 

Es decir, no previó el Constituyente otro requisito distinto al ejercicio por parte del pueblo de Venezuela, de sus poderes creadores, como reza el Preámbulo de la Constitución.

En este orden de ideas, como precedente y en respaldo de nuestra opinión negativa a la regulación o inclusión de un Referendo para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, propuesta en el proyecto de Ley Orgánica de Referendos, consideramos oportuno citar parcialmente el dictamen del Constituyente Elías Jaua Milano (hoy Diputado de la Asamblea Nacional), quien en artículo publicado en el portal web Aporrea.org, de fecha 01.11.2002, expuso:

“ (…) Para ello, debo comenzar por exponer fragmentos de la comunicación que dirigí, el 28-10-1999, al Presidente de la Comisión Constitucional de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Hernán Escarrá, la cual fue distribuida a los 131 Constituyentes, donde planteo la necesidad de modificar el capítulo denominado De la Asamblea Constituyente, capítulo III del título IX, del proyecto constitucional discutido en plenaria:   
(.....) Dicha solicitud, la hago tomando en consideración que el poder constituyente originario es y será siempre anterior y superior a cualquier Constitución, incluso a la que estamos aprobando, y por tanto no debe ésta codificarlo, sino simplemente reconocerlo e indicar algunas referencias para la convocatoria a una Asamblea Constituyente. En tal sentido, propongo reducir este capítulo a un solo enunciado, que quedaría redactado de la siguiente manera:
ARTICULO. El Pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder puede convocar una Asamblea Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una Constitución democrática. Dicha convocatoria se considerará tema de especial trascendencia nacional...
Con esta redacción queda claro que esta Constitución democrática, reconoce que su origen y su ser responden a la voluntad originaria del pueblo. Asumiendo con humildad, su carácter posterior e inferior y por tanto la imposibilidad de codificar al poder constituyente.
Se señalan maneras de cómo puede convocarse, simplemente como referencias “... tema de especial trascendencia nacional” (ver sección  “ Del referéndum).
Es así como, el Constituyente dejó claramente establecido en los artículos 347, 348 y 349 el carácter originario del poder constituyente y la imposibilidad del poder constituido de normarlo. Pero de la misma forma, quiso el Constituyente evitar cualquier interpretación regresiva, autoritaria o antinacional del poder originario de la Asamblea Constituyente. Es por ello, que en el artículo 350 se colocan frenos, apelando a referentes políticos e históricos de nuestra formación como Nación, al desarrollo de tendencias políticas y sociales retrogradas en la normativa constitucional y legal de nuestra sociedad. (…)”. Subrayado añadido.

En concordancia con el diario de debates de la ANC y la doctrina constitucional imperante en Venezuela, es válido y ajustado a derecho afirmar, que no es necesario llevar a cabo un referendo consultivo (artículo 71 Constitucional) para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, por ser contrario al espíritu, propósito y razón del Poder Constituyente manifestado en 1999, y por ello peticionamos que sea eliminado del Proyecto de Ley Orgánica de Referendos.

En nuestra opinión, el Proyecto de Ley Orgánica de Referendos no llena las expectativas legítimas del pueblo venezolano para el ejercicio del derecho humano a la participación política, por cuanto viola el ejercicio del poder constituyente originario por parte del pueblo para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente por iniciativa popular, imponiendo requisitos distintos a los establecidos por el Constituyente en el artículo 348 (vicio de inconstitucionalidad); razones suficientes por las que solicitamos a esa Honorable Asamblea Nacional que en segunda discusión el citado Proyecto de Ley sea parcialmente modificado conforme a lo previsto en el artículo 108 del Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional

Finalmente, responsablemente hacemos del conocimiento de la Asamblea Nacional, que ante la incertidumbre reinante en el país frente a un Presidente de la República aferrado al poder, sin importar las necesidades y sufrimiento de toda la población, nuestra propuesta “Proyecto País Venezuela Reconciliada… Vía Constituyente” (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com), tiene hoy más vigencia que nunca, por cuanto sostenemos que no basta con cambiar un Presidente por otro sino que es necesario acometer sin más dilación, el cambio profundo del sistema político y de la sociedad a través de la convocatoria por iniciativa popular al Poder Constituyente Originario (artículos 5, 347 y 348 Constitucional), como poder soberano previo y total, que puede, en todo momento, modificar y transformar el ordenamiento constitucional, actuando como titular de la soberanía, sin limitación o cortapisa alguna por parte de los poderes constituidos. 

Quedando a la espera de oportuna respuesta a las peticiones contenidas en la presente comunicación, se suscribe de Usted,

Muy Atentamente



Enrique Colmenares Finol
Coordinador Nacional de
Alianza Nacional Constituyente