viernes, 8 de febrero de 2019

Comunicado ANCO ante el Proyecto de Ley de Amnistía - 08-02-2019


LA ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA -ANCO- DA A CONOCER A LOS VENEZOLANOS SU POSICION RESPECTO A LA LEY DE AMNISTIA, ACTUALMENTE EN DISCUSION EN LA ASAMBLEA NACIONAL.

La ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA -ANCO-,  hace del conocimiento de los venezolanos su posición consignada ante la Asamblea Nacional, respecto a la  LEY DE AMNISTIA actualmente en discusión; con ocasión de atender la cordial invitación que hiciera a ANCO, con fecha 31 de enero del presente, su Primer Vicepresidente Diputado Edgar Zambrano, para consultar nuestra opinión en torno a la citada Ley, ocasión en que le manifestamos hacérsela  llegar por escrito, posición que transcribimos a continuación:

(Descargar Documento Original recibido de la Asamblea Nacional en: https://tinyurl.com/yaq36klb
Caracas, 04 de febrero de 2019.

Ciudadano:
Diputado EDGAR ZAMBRANO, Primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.
Su Despacho.-
 En nombre de la Alianza Nacional Constituyente Originaria (ANCO-OFICIAL), tengo a honra dirigirme a usted, en la oportunidad de consignarle por escrito nuestras observaciones al Proyecto de Ley de Amnistía que actualmente debate ese órgano legislativo.

En primer lugar, esta ley parece que va contra la justicia. Se ofrece un perdón, más que eso, una amnistía, la cual elimina los delitos y sus consecuentes responsabilidades. Venezuela, su población, necesita ver que la justicia se aplique, que las responsabilidades se establezcan y después, de ser el caso, de no tratarse de delitos de Lesa Humanidad y contra los Derechos Humanos, considerar la posibilidad de Amnistía o del Indulto, que elimina la pena, más no el delito. La garantía de la paz es la justicia. Eso de estar convenciendo a la gente del perdón, es además una falsedad, no se trata de perdón, el perdón es otra cosa, y es un asunto de cada quien, pero, legalmente hablando, el perdón es el indulto, la amnistía es el olvido, nunca pasó, deja de existir el delito no hay NINGUNA CONSECUENCIA


En segundo lugar, se supone que la Amnistía va dirigida a los enjuiciados y detenidos por delitos políticos y, esta ley, es ofrecida, paradójicamente, a quienes tienen en las cárceles y torturan a los mismos, es decir, a   nuestros luchadores por la democracia que hoy están siendo torturados y perseguidos.

 En tercer lugar, consideramos que un instrumento normativo de la naturaleza y alcance como el que actualmente discute nuestra Asamblea Nacional, es uno de los elementos que, aunado al rescate del pleno funcionamiento del Poder Judicial y de la Fiscalía General de la República, incluida la justicia militar, contribuirán, junto a otros, a dar un marco firme a través del cual nuestra nación pueda, paulatinamente, ir superando las heridas que dejan los abusos, excesos, arbitrariedades y crímenes que se han cometido contra las personas, los bienes y las instituciones; todo esto sin espacio para consideraciones histórico-políticas que den soporte y justificación a la impunidad. Difícilmente habrá una nueva Venezuela sin justicia. Nos queremos reconciliar, pero no con el robo, ni con el crimen ni la destrucción. Es por eso que los hechos deben pasar primero por un Tribunal que imparta esa justicia que se dan los pueblos apegados a valores y principios, para luego, con la verdad por delante, aplicar una oportuna y conveniente amnistía a aquellos que se considere la merecen, para que podamos convivir en paz.

En cuarto lugar, es una "Amnistía" utilizada, o así se pretende, para cambiar el régimen y no, como debería ser, para formar parte de la justicia que, forzosamente, deberá venir después, cuando se conozcan las imputaciones. La finalidad de esta ley sería, según en ella se indica, "Restablecer la paz social y democrática y la concordia nacional", nada más lejos de la verdad. Esta ley se está presentando como un anzuelo a las FFAA concretamente.

En quinto lugar, considerando que “con la amnistía se produce la extinción de la responsabilidad civil, penal, administrativa, disciplinaria, o tributaria, mediante la finalización definitiva de las investigaciones, procesos, procedimientos, penas o sanciones y de todos sus efectos que se han producido en general desde el 1 de enero de 1999 hasta la entrada en vigencia de la presente ley”, debe observarse rigurosamente lo establecido en el artículo 29 de la Constitución vigente (Delitos contra los derechos humanos y de lesa humanidad), para no cohonestar estas nefandas conductas y, evitar así, dictámenes en sentido contrario de organismos internacionales que pudieran examinar, también, los hechos a los que se refiere la ley in comento.  Por otra parte, de acuerdo al diccionario de la Real Academia Española el término “Amnistía” refiere a “1. f. Perdón de cierto tipo de delitos, que extingue la responsabilidad de sus autores” (ver RAE, Amnistía, en https://dle.rae.es/?id=2NBrKLC). En otras palabras, para que exista una amnistía o perdón que extinga la responsabilidad de sus autores, debe existir antes la determinación de esa responsabilidad y la imposición de la pena por un delito comprobadamente cometido por el cual los autores han sido sentenciados. Caso contrario, ¿cómo se entiende una amnistía? En tal virtud, consideramos que la amnistía no puede suspender las investigaciones de los hechos, para poder llegar a la determinación de las responsabilidades, con base a la comprobación de hechos tipificados como delitos, y con emisión de la respectiva sentencia.

En sexto lugar, debe garantizarse la veeduría y participación en la aplicación concreta de la ley de aquellas personas e instituciones públicas y privadas con experticia y reconocimiento en esta tan delicada materia, en especial, de aquellas personas que han sido víctimas en estos años de las conductas potencialmente amnistiables, y sus familiares. Las familias venezolanas tienen que abrigar en sus corazones que el perdón otorgado no ofende la justicia ni desconoce su injusto padecimiento.

En séptimo lugar, una Amnistía va dirigida a los enjuiciados y detenidos por delitos políticos, y esta ley es ofrecida, paradójicamente, a quienes han asesinado, tienen en las cárceles y torturan a nuestros luchadores por la democracia (civiles y militares). Los soldados, se dan el lujo de quemar el texto de la ley que, "diligentemente", se les ofrece desde una oposición cuyo presidente todavía no podría hacer efectiva, con un esmero digno de mejor causa. Las víctimas no han sido oídas, los delitos son atroces, no ha habido el mínimo gesto de arrepentimiento de unas FFAA, cuyo ministro les ordenó,  además,  rechazar la ley. Hasta ahora ha quedado como un ruego a los militares: "Ayúdennos, que ya están perdonados", y, claramente, el sujeto a quien está dirigida la ley es a las FFAA, en un intento de resquebrajar el apoyo al régimen, siendo que las víctimas del mismo, los presos políticos, ni se mencionan por quienes la promueven.  

En octavo lugar, todavía no cesan las acciones que transgreden los derechos humanos y perpetran delitos de lesa humanidad en suelo venezolano, por lo cual, establecer en esta fecha un marco jurídico-legal anticipado para perdonar conductas que aún se cometen y que, en voz de los perpetradores, se seguirán cometiendo, abona el camino para que estos delincuentes consumen sus crímenes al amparo de una normativa que les será aplicada en días.

En noveno lugar, esta amnistía puede verse como la continuación del diálogo, siempre favorable al régimen. Recordemos la otra "Amnistía" en la cual salieron libres los asesinos de Puente Llaguno, y los presos  políticos quedaron detenidos por "Haber cometido delitos de Lesa Humanidad", y aún cumplen penas. Sencillamente, esta ley es de imposible aplicación, además, porque todos los delitos cometidos por las FFAA son contra los derechos humanos y de Lesa Humanidad, sin  dejar de recalcar la horrible  tortura.


Finalmente, consideramos, además, que no es el momento oportuno para este texto. El país exige justicia. Son 20 años de asesinatos, torturas, desaparición forzada, condenas por jueces sometidos, violación del debido proceso, y ultraje de los Derechos Humanos. Será percibida como Impunidad. Y lo es. 
 Atentamente,
Ing. Enrique Colmenares Finol
Coordinador Nacional ANCO

lunes, 4 de febrero de 2019

Comunicado ANCO ante la propuesta de convocatoria a un Referendo Consultivo - 04-02-2019


LA ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA -ANCO-  RATIFICA SU FIRME RESPALDO AL PRESIDENTE (E) DE LA REPUBLICA JUAN GUAIDO Y MANIFIESTA SU POSICION REFERENTE A LA PROPUESTA DE CONVOCATORIA A UN REFERENDO CONSULTIVO

La Alianza Nacional Constituyente Originaria ANCO, manifiesta ante el país que ha sido  conducta permanente en su actuar, priorizar a la Soberanía Popular como protagonista principal y fundamental en la búsqueda de una solución a la grave crisis que padece el país nacional. Y en ese sentido iniciamos el proceso que condujo a la convocatoria de la Consulta Popular convocada por la Asamblea Nacional, organizada y realizada por la Sociedad Civil el 16 de Julio del 2017. Mandato vigente no acatado a satisfacción del soberano por sus convocantes.

Consideramos que acudir a una Consulta Nacional, en momentos en extremo difíciles para Venezuela y su vigencia como país, es la herramienta más adecuada y pertinente de participación popular una vez que en el pueblo reside la Soberanía Popular, máxima instancia inapelable de poder y de gobierno y titular del Poder Originario, todo acorde con los artículos 5, 70, 333, 347 y 350 constitucionales, correspondiendo en consecuencia a los ciudadanos decidir sobre el grave resquebrajamiento institucional y constitucional del presente y definir la ruta urgente de reinstitucionalización de la república y de su futuro inmediato.

Razón por la que manifestamos que:

1.- A partir del 10 de enero Nicolás Maduro Moros no es Presidente de la República, ocupando indebidamente la sede del gobierno nacional, continuando con la usurpación iniciada en el 2013, con desacato manifiesto a la Constitución, la voluntad del pueblo soberano y de la Comunidad Internacional que no le reconoce como Jefe de Estado, por lo que mal podría ser convocante a una Consulta Popular apoyándose en su ilegitima condición de Presidente como se pretende que haga.

2.- La convocatoria a una Consulta Popular es potestad exclusiva de los ciudadanos de acuerdo al Artículo 70 Constitucional y no por parte del órgano electoral o CNE, cuyas funciones están definidas en el Artículo 293 Constitucional.

3.- El derecho a la participación y protagonismo del pueblo, éticamente no puede ser enarbolado y secuestrado por quienes aun reconocen a Nicolás Maduro como Jefe de Estado, Jefe de Gobierno y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, y que han sido a partir de 1999, protagonistas fundamentales, del proceso de destrucción nacional, ejecutores o cómplices de persecución, opresión, crímenes de lesa humanidad, corrupción, depredación del erario público, violadores de la Constitución y destructores del estado de derecho; que hoy pretenden impunemente erguirse en auténticos demócratas defensores de la constitución y leyes; contando con la colaboración de personajes y organizaciones políticas de supuesta oposición, en quienes el régimen se apoya para justificar un presunto carácter democrático en el ejercicio continuado de fraudes electorales y usurpación del poder;

4.- Legitimo es que el Presidente Encargado de la República acuda a la Soberanía Popular  no para que el pueblo decida en consulta, entre dos gobiernos cuando solo hay uno reconocido y aclamado por la Soberanía Popular y la Comunidad Internacional, en manifiestas y contundentes manifestaciones de apoyo al presidido por el Ing. Juan Guaidó y rechazo absoluto a Nicolás Maduro quien persiste serlo, y a los poderes públicos ilegítimamente establecidos, en criminal búsqueda de la confrontación dolorosa. Y menos aun entre dos Asambleas cuando la Constituyente convocada por el régimen es abiertamente ilegítima por cuanto no nació de la Soberanía Popular; sino para decidir en ella sobre materias trascendentales para el regreso de la institucionalidad del país como lo proponemos a continuación. De allí que rechazamos categóricamente diálogos o negociaciones con quienes ya no son gobierno y si invasores y usurpadores del poder. El dialogo es del pueblo y su Presidente Guaidó en la búsqueda de la paz, la unidad y la reconciliación en justicia y rechazamos la impunidad y el oportunismo polítiquero;

5.- Pertinente es que el Presidente Encargado de la República Juan Guaidó, investido de autoridad en los términos establecidos en el artículo 333 constitucional, llame al pueblo no investido de autoridad a colaborar a   la realización de una Gran Consulta a los venezolanos dentro y fuera del país, para que decidan la vigencia o no de la Asamblea Constituyente ilegitima y los actos de ella derivados, la prolongación de su mandato presidencial con ejercicio pleno de sus atribuciones acorde con el artículos 232 y 236 constitucional y equipo de gobierno necesario, sin que medie ningún interés subalterno o parcializado que no sea el supremo de la nación, y dar inicio junto al liderazgo ciudadano a una transición que restablezca la reinstitucionalización quebrantada, la libertad confiscada y la democracia usurpada por la tiranía. Esta transición ha de disponer del tiempo pertinente y adecuado para que con su desempeño sea posible garantizar y culminar con un proceso electoral confiable, transparente que ofrezca todas las garantías universalmente aceptadas, proceso signado por el fortalecimiento de la necesaria unidad y reconciliación nacional en justicia y no motivo para la nefasta diatriba política, la confrontación y desunión;

6.- En la Consulta Popular que ANCO propone al Ciudadano Presidente Encargado Juan Guaidó, reiteramos que ante la gravedad de la situación que padece la nación, el resquebrajamiento político, institucional y legal, la inexistencia del Estado de Derecho y el reiterado accionar violatorio de la Constitución y Leyes, los Derechos Humanos y Políticos de los venezolanos, por parte de la institucionalidad secuestrada por la tiranía, es preciso oponer la fuerza democrática, contundente y constitucional de los ciudadanos, amparados en el Artículo 333 Constitucional, que se ha pretendido errónea pero interesadamente reservarse para sí mismo el TSJ ilegitimo y la misma Asamblea Nacional; desconociendo el carácter general y fundamental de su mandato, referido a la lucha por la vigencia constitucional por parte de todos los ciudadanos investidos o no de autoridad; y siendo además que ahora vemos como factores ligados al régimen pretenden secuestrar y manipular a su conveniencia el artículo 70 constitucional, con el despropósito, de evitar lo que es propio de la Soberanía Popular en esta inédita crisis de poder y constitucional: que toda decisión política orientada a solventarla debe concitar el masivo apoyo de los ciudadanos, manifestada en un 85% y en las gloriosas jornadas del 23 de enero y 2 de febrero y su expresada voluntad de cambio urgente y radical necesario, que reclama de la convocatoria de un legitimo proceso constituyente que cambie el modelo político y administrativo actual centralizado en el marco de un Proyecto País;

7.- Corresponde a la ciudadanía ser la aliada y el respaldo fundamental del Presidente Encargado de la República Juan Guaidó. A su protagonismo soberano ha de acudirse y consultarse para la viabilidad, validación y respaldo político de su actuación y para definir la ruta de la reinstitucionalización, en ejercicio de los artículos 5, 70, 333, 347 y 350 constitucional, en razón de lo cual proponemos: La activación del artículo 333 invocado por el Presidente Encargado de la República Juan Guaidó en su acto de Juramentación junto a la Soberanía Popular, para rescatar la República del despotismo opresor y de quienes con el colaboran, la celebración de una Gran Consulta a los venezolanos en el mundo. La Alianza Nacional Constituyente, ANCO, impulsará todos los medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía en lo político, tal y como está establecido en el Artículo 70 Constitucional, para ratificar y complementar el mandato vinculante derivado de la Consulta Popular realizada el 16 de julio de 2017.

ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA, ANCO

Caracas, 4 de Febrero de 2019

viernes, 25 de enero de 2019

Comunicado ANCO en apoyo al Presidente Encargado de la República Juan Guaidó - 25-01-2019



LA ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA ANCO, APOYA AL PRESIDENTE ENCARGADO DE LA REPUBLICA JUAN GUAIDO, ACATANDO LA VOLUNTAD EXPRESA Y SOBERANA DE LOS VENEZOLANOS Y A SU DEBER CONSTITUCIONAL

La ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE ORIGINARIA, ANCO, expresa al país y a la Comunidad Internacional, su más decidido apoyo y respaldo al Diputado Juan Guaidó y su juramentación como nuevo Presidente Encargado de la República Bolivariana de Venezuela, en su condición de Presidente de la Asamblea Nacional, y en acto celebrado ante los venezolanos, reunidos en Cabildo en  multitudinarias concentraciones en todas las capitales de Estado y sus principales poblaciones, cuando en ejercicio de la Soberanía, el pueblo de Venezuela en quien reside intransferiblemente y todos los órganos del Estado de ella emanan y a ella están sometidos (art.5 CRBV), asumió su condición de Presidente ante la instancia suprema inapelable de poder y de gobierno, al estar acogidos a su derecho de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía en lo político (art.70 CRBV).

En razón a lo cual:

1.- ANCO expresa especial reconocimiento y orgullo al decidido, firme y eficaz propósito manifestado por los venezolanos el pasado 23 de enero, quienes en gloriosa y ejemplar demostración de unidad cívica, y en justa y persistente exigencia, asumieron su responsabilidad  y liderazgo soberano, de dar inicio al proceso de rescate de la Soberanía Popular, la Libertad, la Democracia y Reinstitucionalización de la República; exigiendo la juramentación del Diputado Juan Guaidó como Presidente Encargado de Venezuela, ante el Vacío de Poder constitucional existente. Con esta manifiesta  y soberana voluntad popular,  el pueblo venezolano rechaza la usurpación que Nicolás Maduro hace de la Presidencia y los Poderes Públicos ilegítimamente establecidos.

2.- Manifestamos el agradecimiento por la acción diligente, firme y solidaria de la Comunidad Internacional en respaldo a la Soberanía Popular y reconocimiento creciente al Presidente Juan Guaidó, que supera en más de 45 gobiernos del mundo que así lo han expresado, y nos permite augurar la recuperación de la libertad definitiva del secuestro a que ha sido sometido el país,  hoy convertido en un estado fallido y seria amenaza para la seguridad y paz de la región.

3.- ANCO expresa de manera irrestricta y firme, su apoyo al ciudadano Presidente Encargado de la República de Venezuela, Juan Guaidó, quien acatando los artículos 201, 233, 333 y 350 constitucionales, procedió con la honrosa y digna responsabilidad de atender la justa y sentida  solicitud de las grandes mayorías nacionales de cumplir con su deber de asumir la Presidencia de la Republica, y ejercerla conforme al Artículo 236 Constitucional, como también se lo exhortaba la Comunidad Internacional; sin que medie otro interés subalterno o parcializado que no sea el supremo de la nación, y de dar inicio junto al liderazgo ciudadano a una transición que restablezca la reinstitucionalización quebrantada, la libertad confiscada y la democracia usurpada por la tiranía. Esta transición ha de disponer del tiempo pertinente y adecuado para que con su desempeño sea posible garantizar y culminar con un proceso electoral confiable, transparente que ofrezca todas las garantías universalmente aceptadas, signado por el fortalecimiento de la necesaria unidad y reconciliación nacional en justicia y no por la confrontación y desunión.

4.- ANCO hace un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a dar el respaldo efectivo y acatamiento debido a la voluntad ciudadana, y al Presidente Encargado Juan Guaidó en su condición de Comandante en Jefe de la FAN, a cumplir con el sagrado deber de defender la libertad y democracia del país, como también garantizar la independencia y soberanía nacional. Atender al debido acatamiento de su responsabilidad establecida en el artículo 328  constitucional y eximirse de delinquir por inobservancia del Artículo 25 Constitucional, ocasionando irreparables daños con pérdida de bienes y vidas de ciudadanos venezolanos.

5.- ANCO reitera ante la gravedad de la situación que padece la nación, que toda decisión política orientada a solventarla debe concitar el masivo apoyo de los ciudadanos, manifestada en un 85% que ha expresado su voluntad de cambio urgente y necesario a la crítica situación actual que se padece, con el apoyo activo y decidido de la Comunidad Internacional, puesta de manifiesto de manera contundente y determinante en la imponente jornada celebrada el pasado 23 de enero. A la vez, como la gran mayoría de los venezolanos, ANCO se pone a la disposición del nuevo Presidente Encargado para que todos, sin consideraciones subalternas, nos aboquemos a la honrosa labor de fundar la republica y transitar la difícil pero gloriosa ruta de su reinstitucionalización plena, en el marco de una necesaria reconciliación en justicia, con el firme propósito de consolidar la libertad e independencia plena, rescate de la soberanía y fortalecimiento efectivo del sistema democrático.

6.- Ante el resquebrajamiento político, institucional y legal de la nación, la inexistencia del estado de derecho y el reiterado accionar violatorio de la constitución, los derechos humanos y políticos de los venezolanos, por parte de la institucionalidad secuestrada por la tiranía, es preciso oponer la fuerza democrática, contundente y constitucional de los ciudadanos no investidos de autoridad,  amparados en el Artículo 333 constitucional, que se ha pretendido errónea pero interesadamente reservarse para sí mismo el TSJ ilegitimo y la misma Asamblea Nacional; desconociendo el carácter general y fundamental de su mandato referido a la vigencia constitucional que señala: “...todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”. Corresponde a la ciudadanía ser la aliada y el respaldo fundamental del Presidente Encargado de la República Juan Guaido. A su protagonismo soberano ha de acudirse y consultarse para la viabilidad, validación y respaldo político de su actuación y para definir la ruta de la reinstitucionalización, en ejercicio de los artículos 5, 70, 333 y 350 constitucional, en razón de lo cual proponemos:

La activación del artículo 333 invocado por el Presidente Encargado de la República Juan Guaidó en su acto de Juramentación junto a la Soberanía Popular, para rescatar la republica del despotismo opresor y de quienes con el colaboran. La Alianza Nacional Constituyente, ANCO, impulsará todos los medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía en lo político, tal y como está establecido en el Artículo 70 Constitucional, para ratificar y complementar el mandato vinculante derivado de la Consulta Popular realizada el 16 de julio de 2017.

ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE, ANCO

Caracas 25 de Enero de 2019