lunes, 28 de mayo de 2018

ANCO manifiesta su solidaridad con Mons. Ovidio Pérez Morales

La Alianza Nacional Constituyente Originaria (ANCO), manifiesta su solidaridad y apoyo a Monseñor Ovidio Pérez Morales por su digno, encomiable y ejemplarizante aporte al llamar a una inmediata y genuina consulta al soberano.

Es pertinente señalar que para ANCO, dentro del mayor espíritu y orgullo venezolano de aportar un proyecto de país alternativo, ha sido razón motivadora de nuestro actuar de años, en que hemos venido trabajando y elaborando y puesto a disposición de todo el país, una solución Integral, denominada  Proyecto País, Venezuela Reconciliada vía Constituyente. Es una propuesta no dogmática que pretende un Nuevo Proyecto de País,  dentro del mejor espíritu incluyente, plural y democrático, que aspiramos  sea decidido e impulsado por el soberano; y en ese sentido  es compromiso y motivo que nos anima, expresar nuestra más amplia y decidida solidaridad,  apoyo  y acompañamiento a Monseñor Ovidio Pérez Morales, insigne y destacado prelado tachirense, venezolano de excepción, con el  que coincidimos a plenitud con las consideraciones y exhortos que hace con sentida y verdadera preocupación, ante la impostergable necesidad de la unión autentica verdadera, para hacer el Gran Cambio necesario, y dirigirnos jubilosos hacia la nueva Venezuela posible, poniendo como supremo interés el de la patria secuestrada, sobre el de la mezquindad particular. De manera reiterada Mons. Ovidio Pérez Morales, ha venido exhortando a la Sociedad Civil, en sus más diversas formas de representación, su visión humanista cristiana para la solución del problema que hoy aqueja gravemente al país. Sus opiniones  están contenidas en el principio Doctrinario de la Iglesia, del Respeto a la Dignidad de la Persona Humana, como sujeto de la sociedad y por ende de la acción social y política, opinión y visión que compartimos, también sostenida por la Conferencia Episcopal Venezolana, en sus diversos documentos.

Ha señalado Mons. Pérez Morales en sus acertadas opiniones, aspectos  relevantes referidos a:

1.  SOBERANIA POPULAR Y CAMBIO

“El gobierno usurpó al pueblo su poder originario”. (CEV)… Esto nos recuerda el artículo 5 de nuestra Constitución: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo (…) Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos Dando relevancia al protagonismo soberano de la ciudadanía como instancia suprema e inapelable para determinar y decidir sobre la solución del presente y futuro de la nación,  y acertadamente manifiesta que el problema es más de fondo de lo que se supone, señalando que… “hay  que ir a la causa principal de la crisis. No bastan arreglos cosméticos, ni paños calientes. Ni carnaval de perniles”, y aboga por  la  búsqueda de puntos de encuentro y articulación  para un nuevo proyecto común de país”. Señalamientos que suscribimos. La hecatombe nacional, impone de un necesario y urgente Gran Cambio del modelo político administrativo centralista asfixiante de la ciudadanía y sus poderes creadores, por un Nuevo Proyecto de País, auténticamente  descentralizado,  para lo cual es insoslayable, fundamental y  determinante la decisión soberana inapelable de la ciudadanía y su poder originario.

Acoge Monseñor, el señalamiento de la CEV, entre tantas de sus acertadas reflexiones que…  “La causa fundamental” de la gravísima crisis nacional “es el empeño del gobierno de imponer el sistema recogido en el Plan de la Patria (llamado socialismo del siglo XXI),” y aboga… “por un cambio de la orientación política del país que sea producto de la decisión del pueblo soberano (CRBV 5): o por el socialismo del siglo XXI, ausente de la Constitución, o el sistema democrático establecido en la Constitución” y a un año de estas citas  señala Monseñor  Pérez Morales:… “El cambio político que los obispos plantean implica un referéndum sobre el régimen-sistema “socialista”, que va más allá de una simple elección presidencial; exige reconstituir el Consejo Nacional Electoral, desmantelar la Ilegítima Asamblea Nacional Constituyente y asegurar las condiciones para la manifestación libre del soberano. También abre la puerta a la convocatoria de una genuina asamblea nacional constituyente”...

Sobre los conceptos y orientaciones señaladas,  pone de relieve y primer plano, el rol protagónico de la ciudadanía,  sobre el modelo totalitario o democrático y es exacto Mons. Pérez Morales, al puntualizar el sentir de la iglesia respecto a la necesaria consulta al pueblo para dirimir con su decisión entre el Socialismo  del siglo XXI impositivo y totalitario y la Democracia, además  del obligante desmantelamiento de la ilegitima Asamblea Constituyente, que al respecto hemos sido precisos en ANCO, cuando puntualizamos, que la existencia de una Asamblea Constituyente ilegitima, hará irrito arbitrar soluciones que no contemplen de inmediato su desaparición, como condición de viabilidad a cualquier solución adoptada.

2.- SOBERANIA POPULAR Y CRISIS NACIONAL

El incremento de la crisis, con el colapso del país como entidad social, cultural, político territorial y a la deriva,  ha generado creciente anarquía y confrontación,  desnaturalizante  de la estructura constitucional y legitima  de la nación. Hasta el punto que órganos como el TSJ  y la Fiscalía General legítimos, se encuentran en el exilio, la AN, declarada en desacato por el TSJ ilegitimo,  usurpadas sus atribuciones legislativas por una  Asamblea Constituyente Plenipotenciaria ilegitima, en la que se soporta el régimen  para violar todo el ordenamiento legal y constitucional para eternizarse en el poder y  desde la que haciendo uso de su oficina electoral del CNE ilegal, fraudulentamente acaba de ratificar a un usurpador,  inhabilitado e ilegitimo Nicolás Maduro como Jefe de Estado. (Fallido). País endeudado, empobrecido, en estado de subsistencia, su aparato productivo paralizado o despojado. Nadie responde por la autoría y compromisos del país, por su soberanía territorial, ni por su patrimonio, ya sometidos a requisitorias y embargos en el exterior.

Ante esta agravada situación Mons. Hace fundamentales aportes de lógico sentido político que deben ser atendidos con el interés y mejor disposición para establecer una ruta cierta, constitucional y democrática aún  posible desarrollar con la fuerza soberana del ciudadano decidiendo, apoyado en instituciones de reconocido liderazgo, como la misma Conferencia Episcopal Venezolana, las Universidades y su Asociación de Rectores Universitarios, (AVERU), Estudiantes, Academias, TSJ y Fiscalía General legítimos, Gremios, Productores, Sindicatos, y demás organizaciones políticas o no.  Al respecto señala Monseñor:… “El soberano (es decir, la ciudadanía, la gente, la comunidad   política en su sentido más englobante) constituye en un país el poder originario supremo, constituyente y supraconstitucional, que permanece tal a través y en medio de las delegaciones y formas de ejercicio que quiera establecer. El soberano es, por tanto, la referencia última e inapelable en la estructuración y manejo de la polis; se identifica así como poder generador”. Y puntualiza acorde con la CEV al aseverar que la usurpación del poder ha traído que.. “Los resultados los está padeciendo el mismo pueblo que ve empeorar día tras día su situación. No habrá solución de los problemas del país hasta tanto el pueblo no recupere totalmente el ejercicio de su poder”. Y es categórico respecto al desplazamiento masivo y creciente:.. “Este crimen de despoblamiento expatriador, junto con otros, debe ser detenido y sancionado por el pueblo soberano (CRBV 5) en un ejercicio de su poder originario (CRBV 71, por ejemplo) que ponga punto final a ilegitimidades, inconstitucionalidades y violaciones de derechos humanos. Urge para ello consolidar un gran movimiento o frente democrático nacional que permita al soberano decidir, él mismo y no ya a través de individualidades o grupos, qué quiere para este país”“La convocatoria a elecciones presidenciales fraudulentamente adelantadas –a las cuales se pensaría agregar otras de carácter regional y local, ha agravado la crisis nacional y evidenciado el propósito del régimen, que no es salir positivamente del desastre nacional, sino atornillar en el poder la presente dictadura militar comunista. La asamblea nacional constituyente usurpadora de lo correspondiente al soberano, el Consejo Nacional Electoral agente partidista y el Tribunal Supremo de Justicia, amanuense de las tropelías del Ejecutivo, son los organismos ejecutores del maligno designio gubernamental, del cual el Alto Mando de la Fuerza Armada se ha convertido en el sostén clave, por no decir único… Interés del régimen no es que haya elecciones, sino asegurar una suma de votos que enmascaren lo ilegítimo y den forma jurídica a lo inconstitucional.”

Y ante el despropósito electorero del régimen y sus colaboradores, en acertado razonamiento  adelanta sabiamente  lo que a su criterio debe ser la conducta cívico política del soberano ante la farsa electoral del régimen, que ha hecho del voto una herramienta para atornillarse en el poder, acrecentando la crisis nacional, y no para el ejercicio libre y consciente del ciudadano elegir, y asevera:… El pueblo soberano de Venezuela, por tanto, no debe aceptar los comicios anunciados mientras existan: a) una asamblea nacional constituyente con pretensiones monárquicas de poder absoluto, y b) condiciones que impiden elegir (CNE oficialista, TSJ alineado, Ejecutivo incontrolado…). El soberano no debe dejarse guillotinar”.

Esta crisis de gran magnitud, profundo vacío de poder y de estado fallido en que nos encontramos, no puede, ni deben dirimirse mediante acuerdos, o el  diálogo irreal y diletante; exige decisiones, que como bien lo señala Mons. Pérez Morales, no puede ser afrontada sin la necesaria consolidación de… un gran movimiento o frente democrático nacional que permita al soberano decidir, él mismo y no ya a través de individualidades o grupos, qué se quiere para este país”De allí que para ANCO, toda solución que se quiera ejecutar ha de tener la validación y legitimación de la soberanía popular y su poder originario, que la blinde en su origen y desempeño. Evitándose así, desacatos y acciones aventuradas:

“Urge, pues, que el soberano recobre el ejercicio de su poder y ordene (artículo 71 de la Constitución) qué hacer para evitar el colapso del país y enrumbarlo hacia una convivencia democrática. En tal sentido destacan: disolver la ANC, asegurar un proceso electoral genuino con observación internacional y determinar algunos pasos fundamentales para la recuperación y el progreso de la nación”.

3.- SOBERANIA Y UNIDAD VERDADERA PARA EL GRAN CAMBIO

“La sociedad civil y los partidos deben unirse, ya, en un gran movimiento (frente, encuentro, convergencia) nacional para posibilitar y aun forzar la consulta al soberano, al cual la FAN ha de obedecer para recuperar la Nación y merecer la Bendición. Dios nos ayude”.

Insiste Monseñor en la urgente y necesaria unidad verdadera, destaca la importancia del encuentro de la Sociedad Civil en el Aula Magna de la Universidad Central y otras iniciativas que están en la línea planteada por la CEV pero además llama a la necesidad de un nuevo proyecto de país y  reitera que para enfrentar al despropósito eternizante del régimen,… “no habrá una verdadera solución de los problemas del país hasta tanto el pueblo no recupere totalmente el ejercicio de su poder”… “El pueblo debe asumir “su vocación de sujeto social (…) Es el pueblo organizado el que tiene la última palabra. En unión con la mayoría de los venezolanos anhelamos que la dirigencia política y la sociedad civil presenten un proyecto de país creíble y realizable”. Y con su exhorto adelanta algunos items que  soportan la consolidación de la unidad verdadera, señalando:

1. “La indispensable unidad hacia el cambio debe ser amplia y abierta; ha de escuchar e integrar en lo posible a movimientos, grupos y personas tendientes al mismo fin por medios distintos, pero integrables en un proyecto común, en cuanto razonables y éticamente fundamentados. Pluralismo no es anarquía, ni unidad, monolitismo”.

2. “Es preciso unir al No un Sí. Al rechazo a las amañadas votaciones (falsas elecciones) debe acompañar una lúcida estrategia y acciones eficaces para lograr-forzar un verdadero cambio. Esta abstención activa tenga presente que la Constitución no se encierra en lo electoral, pues establece también otros caminos para la salud y el restablecimiento de la democracia, como referéndum, desobediencia civil, resistencia, rebeldía (Constitución, art. 71, 333, 350”

3. “Condición sine qua non para ir a elecciones (que no se reducen a votaciones): la disolución de la espuria asamblea nacional constituyente y la invalidación de sus actos. La ANC, “máquina infernal”, es horca y guillotina contra toda disidencia y la institucionalidad democrática, por su pretensión de poder constituyente absoluto. Un referéndum (Constitución, art. 71) es instrumento apto para poner las cosas en su sitio”.
4. “El canal humanitario debe ser insistencia y propósito continuos, así como la búsqueda de una solución consistente a la emergencia social. Los hambrientos, los enfermos en grave peligro, los presos políticos, los forzados al destierro, entre otros, requieren atención inmediata. ¿Qué son crímenes de lesa humanidad?”.

5. “La Fuerza Armada debe ser interpelada seriamente por la ciudadanía acerca de su fidelidad constitucional. Recibe oficialmente armas no para aprovecharse del poder y sostener dictaduras y totalitarismos, sino para respaldar al pueblo, que hoy reclama libertad y justicia. Debe merecer lo de nacional y justificar su referencia a Bolívar. El Alto Mando es máximo responsable al respecto.”

6.  “La anti política y el descrédito de los partidos no surgen por generación espontánea. La gente común es más inteligente y crítica de lo que los líderes piensan; estos deben encontrarse con los representantes de la sociedad civil organizada para edificar la Venezuela deseable, y evitar el carnaval de egos, los manejos subrepticios y el mercado de alianzas. Términos criollos como guaraleo y quiquirijuiqui indican lo que se debe evitar.”

Pasada la civilizada y ejemplar conducta cívico política  de los venezolanos, con su masiva y contundente abstención,  atrincherados en sus hogares, expresaron ejemplar y soberana manifestación,  triunfaron contra el sometimiento y la mentira; y Monseñor hace una oportuna advertencia y llamado a concretar esta gran manifestación de rechazo a  la tiranía y da fe y esperanza por el rescate de la democracia y la refundación del país señalando:

“El pueblo de Venezuela, con su notable abstención y los votos en contra de la reelección, no se reconoce en la votación del 20 mayo. Urge, por tanto, que el soberano recobre el ejercicio de su poder y ordene, según el artículo 71 de la Constitución qué hacer en concreto para que no se siga destruyendo el país, sino que se lo enrumbe hacia una convivencia democrática, pluralista, solidaria y productiva. Me adhiero a la propuesta de que se organice en tal sentido una inmediata y genuina consulta (referéndum) al soberano, asegurando su autenticidad y el respeto a sus resultados. Corresponde a organizaciones de la sociedad civil y partidos políticos precisar el modus operandi, que ha de incluir un efectivo respaldo de los organismos internacionales como la OEA y la ONU. Preguntas ineludibles al soberano en esa consulta: 1) ¿Acepta la imposición del socialismo comunista? 2) ¿Ordena la inmediata implementación de una ayuda humanitaria?.... Urge, por tanto, la unión de la sociedad civil y los partidos políticos hacia un gran movimiento para la liberación, la paz y el progreso de nuestra Venezuela.

¿Qué ordenas, pueblo soberano, para salir de la actual debacle nacional?”

Vamos a consultarle al pueblo soberano: Que ordena. Hagamos nuestro el urgente llamado, que a los Venezolanos nos hace Mons. Ovidio Pérez Morales, a que sea la Soberanía Popular y su Poder Originario, quien decida la mejor solución para el país y como lograrlo mediante una ruta que será definida en esa consulta, donde los venezolanos henchidos de determinación y coraje, decidamos lo que por naturaleza y constitucionalmente nos corresponde hacer: “darnos la solución que más convenga al país ahora y para el porvenir”. Acudamos  a la admirada y solidaria Comunidad Internacional,  por su franco y efectivo apoyo a nuestra lucha por la libertad, para que sea acogida, atendiendo al llamado del pueblo soberano de Venezuela a seguirlo acompañando de manera decidida y efectiva  en la recuperación de su patria y el rescate de la democracia, sus instituciones, y la integridad  soberana de Venezuela.  Permitámonos que en paz, con determinación y coraje ejecutar lo “QUE EL PUEBLO DECIDA”:

Alianza Nacional Constituyente Originaria

28 de Mayo de 2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario