sábado, 29 de julio de 2017

ANC - Propuesta a todos los venezolanos



A todos los venezolanos
RUTA PARA EL REENCUENTRO, RECONOCIMIENTO Y RECONCILIACIÓN DE LOS VENEZOLANOS

La grave situación por la que atraviesa Venezuela amerita de sus hijos no solo exponerla públicamente con el fin de buscar caminos para la reconciliación y la paz entre los venezolanos, sino también para producir y plantear creativamente soluciones que puedan llevarse a cabo por todos los factores que en este momento representan a quienes actualmente se encuentran enfrentados y que aparentemente son irreconciliables.

Diferentes circunstancias fueron dibujando, en el tiempo, la realidad que con vergüenza hoy mostramos al mundo:

1)    Una Asamblea Nacional declarada en desacato por un TSJ, integrado por jueces designados ilegítima y apresuradamente en diciembre 2015, por la anterior AN cuya gestión fue rechazada por el Soberano, a la luz de los resultados electorales de este mismo mes;
2)   Un Presidente declarado en Abandono del Cargo por la AN elegida con participación de 14 millones de electores;
3)   Una Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente en curso sin consulta al Soberano;
4)   Una masiva consulta popular realizada, el 16 de julio 2017, con participación de 7.600.000 ciudadanos inscritos en el RE, sin reconocimiento del gobierno
5)   Una Fiscal General de la República soportando sus actuaciones en el artículo 333 constitucional;
6)   Un Vice Fiscal General propuesto por la FGR y nombrado por la AN;
7)   Una Vice Fiscal General nombrada por el TSJ a espaldas de la FGR y sin la aprobación de la AN;
8)   Un TSJ sustituido en su totalidad por la AN, con orden de arresto por un TSJ espúreo.
9)   Una FANB (Armada, Aviación, Ejército y Guardia Nacional), PNB y Milicia, POLITIZADAS y al servicio del PSUV listas para decir: “Chávez vive; La lucha sigue; Viviremos y Venceremos”;
10)             En fin, un país completamente descuadernado y destruido.

No es fácil entender y menos aceptar que la Fuerzas Armadas, otrora orgullo de todos y garante del respeto y cumplimiento de la constitución  y las leyes, sea hoy el cuerpo de mayor desprecio de los ciudadanos, por estar al servicio de un grupo que se ha entronizado en el poder, violentando Constitución y Leyes, Libertad y Democracia. Que en este momento el país exhiba más de 100 muertos en las calles de toda Venezuela, miles de heridos, detenidos y presos políticos, un conjunto de funcionarios ejerciendo cargos de alta responsabilidad política en el Ejecutivo Nacional, señalados de lavado de dinero, terrorismo y narcotráfico, dueños en territorio extranjero de bienes muebles, inmuebles y cuentas bancarias por valores en monto injustificable que, algunos, son ya  buscados por la justicia internacional. No es fácil ser testigo de un conjunto de representantes diplomáticos acreditados que emigran ante el riesgo que corren sus vidas al permanecer, físicamente,  en Venezuela, viendo a nuestros compatriotas sufriendo odio desesperanza y desesperación en las grandes mayorías nacionales, todo lo cual muestra un cuadro realmente lamentable, ante el concierto de las naciones del continente y del mundo. Sin abundar en más detalles porque la lista sería interminable, esta es la Venezuela que estamos mostrando hoy al mundo.

En la Alianza Nacional Constituyente no hemos dejado de insistir que todos los venezolanos, sin distingo de su condición política, debemos realizar los máximos esfuerzos para evitar que el país caiga en un proceso de destrucción producto de posiciones políticas irreconciliables, ya que igualmente, tarde o temprano, deberemos ponernos de acuerdo, porque vivimos en un mismo país, siendo preferible hacerlo antes de una dolorosa tragedia humana imposible de cuantificar, que hacerlo luego de ella a través de un armisticio después de un enfrentamiento fratricida.

Es indispensable hallar una posición que concilie las partes en conflicto a fin de lograr dirimir las diferencias en paz  y evitar lo que ya todos los venezolanos creen inevitable: la solución del conflicto mediante la violencia. No creemos que la violencia sea la solución. La violencia abre nuevas heridas que luego son muy difíciles de cicatrizar. La violencia política de nuestro hermano país colombiano debería ser el mejor ejemplo de ello para nosotros. Más de 60 años de violencia, secuestros y muerte han derivado en odios que solo muchas generaciones serán capaces de mitigar.

La Alianza Nacional Constituyente ha realizado denodados esfuerzos  para convencer a los ciudadanos de la necesidad de ir a un Proceso Constituyente de carácter Originario para solucionar la crisis política que vive Venezuela convocado por iniciativa de la población. Sin embargo, el 1ro de Mayo el país fue testigo de una convocatoria a un proceso constituyente sin la aprobación del pueblo de Venezuela, donde el gobierno nacional haciendo uso indebido de su facultad para la iniciativa constituyente establecida en la Constitución, convocaba al país a un cambio del texto fundamental.

La oposición democrática y el país en su conjunto rechazaron esta convocatoria por no acatar lo establecido constitucionalmente, perdiéndose de esta manera una vía extraordinaria que, de la mano del pueblo venezolano, puede resultar en la forma más expedita y útil de acercar y conciliar un país que se encuentra a las puertas de un conflicto civil.

Aún así, la Alianza Nacional Constituyente convencida de que solo el Poder Originario que reside en el pueblo y es el único capaz de decidir el destino del país, hizo esfuerzos para que este fuera consultado debidamente. Efectivamente, el viernes 26 de Mayo de 2017 la Alianza Nacional Constituyente hizo público su mensaje a la Nación “El pueblo debe ser consultado ya!” (http://ancoficial.blogspot.com/2017/05/mensaje-de-la-alianza-nacional.html), haciendo del conocimiento general nuestra solicitud del 25 de Mayo de 2917 para un pronunciamiento de la Fiscal General de la Republica de apoyo a un Referendo Consultivo. De la misma manera hicimos formalmente esa misma solicitud a la Directiva de la Asamblea Nacional en esa misma fecha (Carta a la AN http://tinyurl.com/u9fjbeu) para que sesionara y tomara decisiones en relación a la convocatoria del citado Referendo Consultivo a la población.

Múltiples encuentros de la Alianza con los factores políticos y sectores de la sociedad civil cristalizaron en la solicitud que finalmente hiciera posible el documento “Gran Acuerdo Nacional: ¡Que sea el pueblo quien decida!” leído por el Presidente de la Asamblea Nacional en el Teatro Chacao el 3 de julio de 2017, donde se le solicitaba a la Asamblea Nacional el Referendo Consultivo requerido por la Alianza Nacional Constituyente en su comunicación a la Asamblea Nacional el 25 de Mayo de 2017.

En la sesión histórica del 5 de julio de 2017, la Asamblea Nacional decidió la realización de la Consulta Popular del domingo 16 de julio, razón por la cual la Alianza Nacional Constituyente publicó una Carta Pública a la Directiva de la Asamblea Nacional (http://ancoficial.blogspot.com/2017/07/carta-de-la-anc-la-asamblea-nacional-5.html), exhortando a ese cuerpo a proceder a la brevedad con esa Consulta Popular proponiendo un conjunto mínimo de actividades que debían ser llevadas a cabo para el éxito de esa iniciativa.

De esta manera la Consulta Popular se llevó a cabo con un éxito sin precedentes, donde los venezolanos demostramos al mundo a través del acto de protesta ciudadana más importante que jamás se haya visto en Venezuela, en una consulta organizada desde las entrañas mismas de la misma sociedad civil, nuestra vocación cívica y  democrática, lo que evidenció que no deseamos resolver nuestras diferencias con violencia sino a través del voto, siempre y cuando sea respetada esa vocación.

Los venezolanos exigimos nos sea respetado el derecho de vivir en paz, libertad y democracia verdadera,  dentro del marco de nuestro ordenamiento constitucional y legal, de forma de alcanzar el progreso y desarrollo individual y colectivo de la nación.

Con este propósito rechazamos la violación permanente a nuestros Derechos Humanos y políticos consagrados en el texto constitucional y en los Tratados firmados por la República, expresada en una intensa escalada de confrontación y represión que ha destruido la convivencia nacional, puesta en evidencia en el desprecio manifiesto por la justicia, el ejercicio diario de la criminalización de la disidencia, el arbitrario terrorismo de estado propio del totalitarismo y la regresividad de los derechos humanos y políticos alcanzados a la fecha con el protagonismo y participación del pueblo, más  la  creciente agresión a personas y bienes por parte de los órganos policiales y militares del Estado, así como por grupos de civiles armados que actúan impunemente bajo la protección de las autoridades, con centenares de presos, detenidos arbitrariamente procesados ilegalmente por tribunales militares o confinados en centros de reclusión donde son víctimas de vejaciones y tortura. Esta represión en los últimos 116 días  ha traído el saldo doloroso de más de 100 pérdidas de vidas humanas, en su mayoría jóvenes que buscan afanosos en las calles, la paz, la libertad  el progreso y democracia.

Desde la Alianza Nacional Constituyente expresamos que aun cuando el pueblo manifestó en la Consulta Popular del 16 de julio  su inconformidad con un llamado a un proceso constituyente sin su autorización, el gobierno insiste en realizarlo, lo que con toda seguridad traerá como consecuencia una mayor tragedia al pueblo venezolano. No podemos permanecer impasibles ante eso sin proponer una solución para impedirlo.

En la búsqueda de una salida conciliadora, nuevamente la Alianza Nacional Constituyente ha intentado hacer sentir su voz entre los diferentes factores políticos dentro y fuera de Venezuela para exponer los detalles de una propuesta contentiva de una ruta que bien podía ser una alternativa que abra espacios para la discusión con el régimen, sin dejar de lado las exigencias que la Unidad ha realizado, pero flexibilizando la posición en torno al llamado a una Asamblea Nacional Constituyente. Esta ruta la denominamos “RUTA PARA EL REENCUENTRO, RECONOCIMIENTO Y RECONCILIACIÓN DE LOS VENEZOLANOS” y que hacemos ahora del conocimiento de todos los venezolanos (ver cuadro Anexo).

Nuestra propuesta fundamental es que si el gobierno insiste en un llamado a un proceso constituyente, debemos solicitarle claramente que este sea realizado de la manera correcta, como siempre ha sido nuestro planteamiento, utilizando los mecanismos constitucionales adecuados para su ejecución y respetando los principios cardinales que guían a este proceso. Ese ha sido el trabajo de muchos años de la Alianza Nacional Constituyente e insistimos en plantearlo porque creemos firmemente que esto nos permitirá acordar una solución conjunta a esta grave crisis que nos aqueja.

Proponemos que el Proceso Constituyente, así como las Bases Comiciales sea discutido conjuntamente, y que el resultado de eso sea aprobado por el pueblo en Referendo Consultivo. Por la naturaleza del mismo mecanismo, nadie debe ser excluido, ni los factores del gobierno ni los de la oposición. El mismo proceso, se encargaría de regular la participación equitativa de todas las partes y su representación proporcional. De esta manera los venezolanos estaríamos resolviendo la crisis con votos, discutiendo en el foro constituyente el futuro del país.

Nuestra propuesta es entonces que se detenga y se reformule ese proceso constituyente del 30 de julio y se discutan, con la intervención de mediadores internacionales aprobados por ambas partes, los términos de un nuevo llamado Constituyente. Esto pasa porque Nicolás Maduro acepte salir del Gobierno inmediatamente luego de la elección Constituyente, y sea la Asamblea Nacional Constituyente, electa sobre las bases de una participación justa y equitativa, quien escoja el Gobierno de Unidad Nacional.

Esta propuesta ya le fue formulada los representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana-CEV, al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, al Grupo de Ex Presidentes amigos agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), y a los partidos que integran la oposición democrática del país agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática-MUD. Ahora la hacemos del conocimiento al pueblo de Venezuela, porque creemos que si hay algo que discutir que implique el futuro de todos los venezolanos, este debe igualmente ser del conocimiento de todos.

Dada la cercanía de la fecha 30 de julio y la gravedad de los acontecimientos que ya están sucediendo en Venezuela, se hace sumamente corto el tiempo para analizar y discutir esta propuesta, por lo que le solicitamos por esta vía al Presidente de la República que suspenda el proceso Constituyente y nos aboquemos a estudiar esta propuesta realizada dentro del marco de la preservación de la paz y la vida de los venezolanos.

La Constituyente es la herramienta más contundente y democrática a la que acude un pueblo soberano en ejercicio de su Poder Constituyente Originario para fundar, actualizar o proyectar un país democráticamente hacia el futuro, mediante el texto constitucional, dándose la organización jurídica y política que más le convenga.

La defensa y solidaridad expresada por la comunidad internacional al pueblo de Venezuela, compromete a todos los sectores del país a reconocer el mandato y voluntad expresada por el pueblo el pasado 16 de julio, por lo que debemos agotar todos nuestros esfuerzos, más allá de   los  intereses personales o de grupos, en momentos donde el interés nacional  exige buscar puntos de encuentro que eviten la confrontación dolorosa a que nos exponemos entre connacionales para superar la grave situación que agobia a la nación y propiciar el reencuentro, el reconocimiento y la reconciliación en justicia y paz.

Alianza Nacional Constituyente

Caracas, 28 de Julio de 2017

Anexo


RUTA PARA EL REENCUENTRO, RECONOCIMIENTO Y RECONCILIACIÓN DE LOS VENEZOLANOS


ACTIVIDAD
FECHA

Anuncio por parte del Jefe de Gobierno Nicolás Maduro de suspender y posponer el proceso Constituyente por el planteado
28 de Jul 2017

 Anuncio del Jefe de Gobierno Nicolás Maduro de la convocatoria a una reunión nacional de los diferentes sectores del país para proponer la realización de un proceso Constituyente de carácter Originario de Reconciliación Nacional.
28 de Jul 2017

Los sectores convocados: Sociedad Civil, todos los Partidos Políticos, Academias, Iglesias, Colegios Profesionales, Sectores Universitarios, Trabajadores, Estudiantes, Empresarios, Productores, Obreros, Campesinos, etc., anuncian al país considerar los acuerdos por todos propuestos a tales efectos
29 de Jul 2017

Gran Reunión Nacional para anunciar al país y firmar el gran acuerdo de Reencuentro, Reconocimiento y Reconciliación convenido con asistencia de representantes internacionales. (ver nota abajo)
15 de Ago de 2017

Campaña de Información y concertación en todos los sectores de la Sociedad Civil de las Bases Comiciales incluyentes que regirán el proceso Constituyente.
15 al 22 de Ago 2017

Referendo Nacional para aprobar las Bases Comiciales y los acuerdos políticos y de gobernabilidad, organizado por el nuevo CNE nombrado por la AN.
03 de Sep 2017

Campaña para la elección de los Constituyentes
15 de Sep al 14 de Oct 2017

Elección de miembros de la Asamblea Nacional Constituyente.
15 de Oct 2017

Instalación de la Asamblea Nacional Constituyente.
18 de Oct 2017

Nombramiento por parte de LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE del GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL
23 de Ene 2018

Aprobación de la nueva Constitución Nacional y Constituciones Regionales mediante referendo aprobatorio
19 de Abr 2018

Convocatoria para elecciones generales e inicio de campaña para las elecciones generales
25 de Abr2018

Elecciones Generales organizadas por el nuevo CNE
01 de Jul 2018

Toma de posesión de las nuevas autoridades Nacionales y Regionales
05 de Jul 2018

Nota :
Incluye:
1. Ratificación y respeto a los poderes constituidos.
2. Reconocimiento pleno de las funciones de la Asamblea Nacional y reincorporación de los tres diputados de Amazonas y los sometidos a medidas cautelares y demás.
3. Reconocimiento pleno de la Fiscal General de la Republica y ratificación del Vice Fiscal General de la Republica.
4. Reconocimiento  de los nuevos integrantes del CNE y del TSJ. y demás poderes.               
5. Liberación de los presos políticos y suspensión de medidas cautelares y retorno de exiliados y restitución de sus derechos políticos.
6. Anuncio de las Bases Constituyentes y Comiciales acordadas, teniendo como  base las bases incluyentes propuestas por la Alianza Nacional Constituyente a ser sometidas a referendo consultivo.
7. Apertura de los canales humanitarios.
8. Solicitar a la OEA y su Secretario General Luis Almagro, la celebración en Venezuela de una reunión extraordinaria para solicitar la reincorporación de Venezuela a la OEA, retiro de la aplicación de la Carta democrática y convalide los acuerdos asumidos.






domingo, 23 de julio de 2017

Carta Pública a Nicolás Maduro Moros

Caracas, 24 de julio de 2017.
Ciudadano:
NICOLAS MADURO MOROS.
Palacio de Miraflores.
Su Despacho.-

La Alianza Nacional Constituyente (ANC), es una red de organizaciones de la Sociedad Civil y de diversas organizaciones sociales, políticas, gremiales, laborales, estudiantiles, académicas, religiosas, empresariales que, por iniciativa propia, deciden promover de manera Cívica, Pacífica, Democrática y Constitucional, la discusión y concertación impostergable de un Nuevo Proyecto de País,   para  reinstitucionalizar a Venezuela, todo con el propósito de alcanzar el  bienestar social de nuestros ciudadanos.

En la búsqueda de este propósito, como ciudadanos venezolanos, consideramos nuestro deber impostergable dirigirnos a Usted, en momentos de la delicada crisis en la que se encuentran las instituciones y la vigencia del estado de derecho en Venezuela. En estas horas, hemos alcanzado un saldo que resulta por demás elocuente sobre la situación que vive la República: una Asamblea Nacional declarada en desacato por el Poder Judicial; un Presidente declarado en abandono del cargo por la Asamblea Nacional; una constituyente en curso sin convocatoria popular; una masiva consulta popular celebrada sin autoridad electoral; una Fiscalía General soportando sus actuaciones en el artículo 333 constitucional; un Tribunal Supremo sustituido en su totalidad por la Asamblea Nacional; más de cien muertes en protestas; odio; desesperanza; desesperación.  

Estos hechos urgen convocar a todos los venezolanos a agotar nuestro mayor esfuerzo por el restablecimiento de la unidad nacional, la dignidad, la justicia, la paz social y política,   por lo que consideramos en extremo urgente adelantar un auténtico proceso de Reencuentro, Reconocimiento y Reconciliación Nacional en justicia, que nos permita, mediante un nuevo Pacto Social y Político, la transformación del Estado y la reconstrucción nacional, para hacer posible alcanzar la deseada estabilidad social y política de los venezolanos,  superar el enfrentamiento el cual, amenaza con degenerar en una indeseable y trágica confrontación violenta.

Usted ha convocado un proceso constituyente, en donde la interpretación de la norma constitucional que lo faculta no ha sido debidamente aplicada, al tratarse de una materia de la mayor trascendencia nacional, pues, se trata de la más importante y fundamental herramienta de que disponen los ciudadanos de un país para concertar y proyectar su vida pública y republicana, como lo es su Texto Fundamental. ¿Y qué mejor que sea el pueblo soberano, en quien reside intransferiblemente la soberanía popular, quien por su propia naturaleza, fuente de las leyes y depositario del poder originario constituyente, quien por iniciativa popular lo convoque? Que sea ese mismo pueblo, suficientemente consultado, debida y proporcionalmente representado, quien se dé la solución que más convenga a sus problemas y al destino de la patria.

Usted tiene la altísima responsabilidad -ante los venezolanos y el mundo- de evitar que la agudización de la confrontación y la crisis tengan un desenlace sangriento. Esta razón resulta más que suficiente para expresarle la conveniencia de buscar puntos de encuentro con lo diverso de nuestra sociedad, no con facciones que repiten obstinadamente “el desconocimiento del otro” que tanto daño nos ha hecho,  y que tienen como estandarte la práctica del sometimiento que es necesario erradicar para avanzar en la ruta del desarrollo del país.

En este propósito, la Alianza Nacional Constituyente ha venido -con estricto apego al Texto Constitucional vigente-, promoviendo la realización de una Constituyente de Carácter Originaria, convocada por iniciativa popular. Estamos en un momento Constituyente, y hemos puesto a consideración del país el texto Proyecto País Venezuela Reconciliada vía Constituyente, que recoge una propuesta para una nueva y moderna Venezuela; igualmente, elaboró el documento titulado:  Bases Constituyentes, Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio, que recoge, aparte de los fundamentos que soportan la convocatoria constituyente, las Bases Comiciales que garantizan la representación proporcional de toda la sociedad venezolana, en sus diferentes formas de expresión; y,  más recientemente, propusimos a la Asamblea Nacional la celebración de la Consulta Popular que se efectuo el día 16 de julio, iniciativa que también hicimos conocer mediante comunicaciones del mismo tenor ante la Fiscalía General de la Republica.

Por lo tanto, sin distingo de condición política alguna, tenemos la obligación de realizar todos los esfuerzos posibles para el logro de la reconciliación nacional, evitando que el país caiga en una etapa de destrucción, pues además, si ello se diera, al final, inevitablemente, también se desembocaría en el mismo pacto o acuerdo, pero, ya para entonces, no para prevenir un enfrentamiento fratricida, sino como una forma de armisticio para ponerle fin al conflicto mismo, después de una dolorosa tragedia humana, imposible de cuantificar.

Siempre hemos privilegiado el que seamos los venezolanos quienes solventemos nuestros problemas y diferencias, sin la injerencia foránea, venga de donde venga, razón por la que, en este momento de dificultad, debemos abogar para que así sea; pero tampoco debemos desconocer  la realidad actual globalizada pues no estamos aislados, y el mundo de hoy dispone de instituciones multilaterales, hemisféricas y regionales que no permanecen ajenas a lo que acontece en cualquier lugar del mundo, instituciones a muchas de las cuales nuestro país está adscrito. Instituciones que atendiendo a su misión, en su momento, han acudido en auxilio de sociedades ante graves y dolorosas convulsiones vividas.

Ahora bien, no hay lugar para las dudas en relación a que el pueblo soberano venezolano está ávido de protagonizar, participar y expresar su opinión en estas difíciles horas que vive la República, por lo que resulta en extremo conveniente suspender y posponer el llamado constituyente por usted realizado para el venidero 30 de julio, y convocar, con la urgencia debida, a la Sociedad Civil Venezolana, representada en las organizaciones políticas, iglesias, academias, universidades, gremios, productores, empresarios, estudiantes, sindicatos, obreros, campesinos, retomando y replanteando, de una manera pacífica y democrática, un proceso constituyente originario

En este sentido, la Alianza Nacional Constituyente le propone, ante la iniciativa constituyente por Usted tomada, que sea el Pueblo Soberano, depositario del Poder Originario, fuente natural de la soberanía y las leyes,  que  intransferiblemente reside en él,  quien decida lo que por derecho le es propio y le corresponde hacer: darse la solución que más convenga a Venezuela, mediante la convocatoria por Iniciativa Popular a una Asamblea Nacional Constituyente de carácter Originaria, para transformar al Estado darnos un nuevo ordenamiento jurídico, y acordar un nuevo Pacto Social que nos permita superar la polarización, la confrontación y priorice la reconciliación en justicia. Convocado por el pueblo, con el pueblo y para el pueblo, realizada dentro del marco de un nuevo Proyecto País, proyecto perfectible que la Alianza Nacional Constituyente ha puesto a la consideración  de los más diversos sectores de la vida nacional,  que se traduzca, no en una Constitución más, como casi todas las que hemos tenido, sino en una nueva Constitución en la que todos nos sintamos interpretados, que traiga al presente el futuro y el sentir del país a que  aspiramos. Este, a nuestro juicio, sería el paso real y fundamental para el regreso de la paz y la concertación entre todos los factores de la nación.

Por la Alianza Nacional Constituyente:             Por el Consejo Superior Constituyente: 

Ing. Enrique Colmenares Finol                               Dr. Egildo Lujan
Coordinador Nacional (ANC)                                 (IPP)

Dra. Blanca Rosa Mármol de León                        Ing. Eleazar Lujan
(ANC)                                                                     (IPP)

Arq. Luis Granados                                                 Dr. Pedro Urrutia
(ANC)                                                                      (COPEI)

Cnel. (r) Luis Alfonso Dávila García                      Sr. Humberto Padilla
(ANC)                                                                      (NUVIPA)

Ing. Hinderburgo Becerra                                        Lic. Omar Avila
(ANC)                                                                      (U.V.VZLA)

Arq. Lourdes Colmenares                                        Lic. Iván López
(ANC)                                                                      (U.V.VZLA)

Dr. Vladimir León                                                    Pedro Hidalgo
(ANC)                                                                       (DLP)

Lic. Luis Manuel Aguana                                         
(ANC)                              

Lic. Víctor José López
(ANC)                 

Ing. Eustacio Aguilera
(ANC)

Dr. Paul Escovar
(ANC)

Lic. Gonzalo Montañez
(ANC)                      

Ing. José Bravo
(ANC)

Lic. Sergio Matamoros Pulido                                 
(ANC)